Hace como un lustro, con el auge de la decoración hipster (ladrillo visto, muebles recuperados, palets, bombillas Edison…) no parábamos de verla por todos lados. Restaurantes, cafeterías, tiendas, oficinas… todo lugar digno de ser instagrameable contaba con ellas. Hablamos de la silla Tolix, que pasó de ser icono del diseño industrial en todo el mundo a pieza indispensable en los locales de moda, especialmente, en sus versiones en colores brillantes.

Hoy, el asiento ya no vive el momento álgido de hace unos años, pero sigue vistiendo muchos interiores comerciales, así como privados: podemos encontrarlo tanto en viviendas de estilo industrial y contemporáneo como, incluso, en casas de campo de estilo rústico actualizado: al fin y al cabo, el metal es un material que, tradicionalmente, ha tenido gran presencia en las granjas y en las herramientas de trabajo al aire libre.

Ahora que ya no está tan de moda, la silla Tolix es más exclusiva, pero sigue siendo un icono indiscutible. Y todo el mundo sabe que, cuando se trata de decoración ¡un icono nunca falla!

Pero ¿quieres saber por qué un mueble diseñado en 1934 ha terminado adquiriendo un estatus prestigioso en el siglo XXI? ¿Y cómo decorar con ella sin perder relevancia hoy? Aquí va la fascinante historia de la silla Tolix.

Historia de la silla Tolix

La silla Tolix fue diseñada en Francia hace más de 80 años por Xavier Pauchard, un joven nacido en Le Morvan, una región, curiosamente, conocida por su producción maderera. Su familia, eso sí, se dedicaba al tratamiento del elemento químico zinc.

A los 27 años, tras meses y meses de experimentación, Xavier Pauchard consiguió proteger los metales de la oxidación gracias al proceso de galvanizado, que consiste en recubrir el acero y el hierro por una capa de zinc que lo protege de la corrosión atmosférica. Aquello lo encaminó a la fabricación de muebles metálicos para exterior, fundando su propia compañía: Tolix.

En 1934, el diseñador lanzó la silla Tolix, también conocida como silla A. Tuvo un gran éxito, sobre todo, entre los restaurantes y cafeterías de París, que apreciaban la ligereza, la resistencia y la funcionalidad de este tipo de mobiliario para hostelería. Además, también contribuyó a su popularidad el estar concebida expresamente para su uso en exterior, por lo que contaba con tres agujeros en el asiento, para poder evacuar así el agua.

La silla sufrió con los años varias modificaciones, ya que, al principio, los hosteleros parisinos se quejaban de que el diseño no les permitía apilarlas adecuadamente. Pauchard tuvo que repensar el producto, haciendo su estructura más fina para que pudieran ser apiladas hasta 25 sillas.

El éxito del nuevo diseño, lanzado en 1956, traspasó los cafés parisinos, llegando a oficinas, fábricas y hospitales de todo el mundo, permaneciendo hasta hoy como uno de los modelos de silla más vendidos de todos los tiempos. Como icono que es, ha llegado, incluso, a museos como el MOMA de Nueva York o el Pompidou de París.

La fábrica Tolix permaneció en la familia Pauchard hasta 2004, cuando fue adquirida por Chantal Androit, que contó con la ayuda de los creativos Jean-François Dingjian y Eloi Chafaï de Normal Studio para revitalizar los diseños de la empresa. De esta manera, dieron lugar a una nueva línea de productos Tolix, en la que se incluyen mesas, bancos y taburetes bajos y altos.

Eso sí, hay quien le disputa a Pauchard el título de inventor total de este tipo de asientos: desde el prestigioso Vitra Design Museum, en Alemania, se asegura que la silla Tolix es una variación de un diseño anterior de otro francés, Joseph Mathieu. Concretamente, de la silla apilable de metal Multipl’s, creada a principios de la década de 1920.

La historiadora de diseño Charlotte Fiell asegura, por su parte, haber conocido otras sillas similares de ese período, de modo que le resulta imposible concluir si la versión de Mathieu era la original. “En esos días y antes, no existía una protección tan estricta de los derechos de diseño”, ha contado la especialista. «Si alguien veía una silla que funcionaba bien, le rendía homenaje o creaba una variante de ella, por lo que es bastante difícil saber con certeza quién fue el creador«.

La silla Tolix y otros muebles de diseño industrial inspirados en ella

Hoy en día, también son muchas las marcas que se inspiran en este clásico del diseño  industrial para dar lugar a sus propias versiones. En MisterWils, por ejemplo, contamos con la silla de metal Lumber blanca, de acero con acabado en pintura en polvo y con un toque distintivo que aporta un plus de comodidad: el asiento de madera envejecida.

SILLA DE METAL LUMBER BLANCA

Silla metal estilo industrial, réplica años 30, con asiento de madera envejecida.
Silla de acero con acabado en pintura en polvo.
Medidas: 45x45x84cm. Altura del asiento 43cm.

79,86 I.V.A. incluido

66€ ( sin I.V.A. )

Tal y como apuntábamos antes, el diseño de la silla Tolix dio lugar a otras piezas, como los taburetes del mismo estilo. Este, fabricado en acero, con acabado en pintura en polvo y, por supuesto, apilable, es una réplica del que inventó Xavier Pauchard.

TABURETE ALTO DE METAL CLASSY

Taburete alto de metal Classy, de estilo industrial.
Estructura de metal con respaldo.
Acabado en pintura en polvo negra.
Inspirado en el taburete Tolix diseñado por Xavier Pauchard.
Medidas: 43x43x95 cm

 

59,29 I.V.A. incluido

49€ ( sin I.V.A. )

Minidiana es otra variación inspirada en el taburete Tolix de la serie H de Pauchard. Está disponible en diferentes colores, y resulta ideal para acompañar las islas de cocina de casas con toques de estilo industrial.

TABURETE COCINA DE METAL MINIDIANA

Taburete cocina de metal estilo Industrial.
Fabricado en acero.
Acabado en pintura en polvo.
Apilable.
Inspirado en el taburete Tolix de la serie H de Xavier Pauchard.
Medidas: 43x43x66cm | Asiento: 30x30cm

59,29 I.V.A. incluido

49€ ( sin I.V.A. )

Cómo decorar con la silla Tolix hoy

Los interiores hipster que se pusieron de moda tras la recesión de 2008, con su look informal y su aspecto ‘reciclado’, ya no se llevan. Ahora, para integrar las sillas Tolix con acierto teniendo en cuenta las tendencias en interiorismo, debemos tener en cuenta algunos aspectos:

1. Combínala con madera

El metal es un material ‘duro’ y artificial, mientras que la tendencia dicta que se lleva todo lo contrario: las materias primas naturales y cálidas, como las fibras y la madera. Por ello, si vas a optar por una silla o un taburete Tolix, lo ideal es combinarla con una mesa de madera que mantenga las vetas a la vista. 

Puede ser de estilo clásico, rústico o, si quieres enfatizar el conjunto, de estilo industrial, como Amezty, con estructura fabricada en tubo de acero con acabado óxido y tapa de madera maciza de mango modelo Delhi.

AMEZTY MESA

Mesa estilo industrial con estructura fabricada en tubo de acero con acabado óxido y tapa de madera maciza de mango modelo Delhi.
Fabricación a medida en España. Posibilidad de personalización de los acabados.

278,30850,63 I.V.A. incluido

Desde 230€ ( sin I.V.A. )

2. Toques acogedores

Para mitigar, como decíamos, la ‘dureza’ de las sillas y los taburetes Tolix, abracemos la tendencia cálida. ¿Cómo? Optando siempre que podamos por los tonos más claros de estos muebles y combinándolos con, por ejemplo, alfombras y cojines mullidos y gustosos en la misma estancia.

Además, para seguir atenuando su look industrial, es conveniente añadir piezas artesanales: lo hecho a mano (por ejemplo, en forma de cerámica en colores terrosos y tejidos naturales), logrará con creces equilibrar el espacio siguiendo las tendencias del año.

 

3. Acentos de estilo industrial

Aunque hemos dicho que es mejor ‘equilibrar’ el estilo industrial en interiores que optar completamente por él si queremos seguir las tendencias, también es cierto que las sillas y taburetes Tolix no pueden ser las únicas piezas de esta corriente que tengamos en la estancia o parecerán completamente fuera de lugar. Lo mejor es añadir algunos pequeños acentos aquí y allá para lograr que estos asientos tengan un ‘reflejo’ en alguna parte de la habitación.

¿Una buena idea? Optar por la lámpara de techo de estilo industrial Pekín Big  fabricada en acero y con una forma muy reconocible, lo que la convierte en otro clásico que es fácil traer a la actualidad sin caer en pastiches.

LÁMPARA DE TECHO PEKÍN BIG

Lámpara techo Pekín Big, de estilo Industrial.
Pantalla fabricada en acero.
Incluye cableado y casquillo E27. Max 40W.
Medidas: Ø36×25 cm. Largo del cable 80 cm.

38,7247,19 I.V.A. incluido

Desde 32€ ( sin I.V.A. )

La silla Tolix de estilo industrial hoy

Mucho ha llovido desde que, en 1934, Pauchard lanzase la silla Tolix, un innovador modelo en acero muy usado entonces en hostelería gracias a su ligereza, durabilidad y facilidad de apilamiento. Tras un nuevo auge durante los años hipster, la silla Tolix continúa siendo un icono indiscutible del estilo industrial que es posible integrar con éxito en cualquier espacio de tendencia hoy.

Pin It en Pinterest

0
Abrir chat
1
👋¿chateamos?........
MisterWils
De lunes a viernes de 8 a 16h
Hola 👋 ¿chateamos?