La fascinante historia de la silla Chandigarh que no paras de ver

MisterWils-plantas-sencillas-de-cuidar

Kourtney Kardashian las ha mostrado: tiene al menos una docena de sillas Chandigarh originales en su casa de Calabasas, en Los Ángeles. Y eso que conseguirlas no es nada fácil: su precio es exorbitante, y, además, está prohibido sacarlas de la India, donde se crearon, sin el permiso del ministro de Cultura.

Seguramente, te estés preguntando cuál es la razón de que un país no deje sacar de él una silla que no está precisamente construida en materiales de lujo, sino en teca -una madera muy común en la India- y fibras vegetales.

MisterWils-plantas-sencillas-de-cuidar

Tribunal Supremo de Chandigarh

La respuesta engloba una historia fascinante, que implica a un gran arquitecto y a una ciudad con amplios espacios verdes y rotundos edificios brutalistas de interiores llenos de color. Una ciudad como ninguna otra de las muchas que jalonan el país asiático. Es más: como ninguna otra en el mundo. Hablamos de Chandigarh, la urbe proyectada nada menos que por Le Corbusier, quizá el nombre más influyente de la arquitectura moderna.

Los Cinco puntos para una nueva arquitectura de Le Corbusier

El suizo Le Corbusier, nacido en 1887, revolucionó el mundo en los años 20 con sus teorías, que defendían que las casas no sólo debían ser bellas, sino también útiles y funcionales. Además, fue el primero en construir con hormigón armado, lo que le brindaba la posibilidad de construir edificios más altos y, a la vez, más ligeros.

En torno a estos dos conceptos, Le Corbusier publicó en 1926 sus famosos Cinco puntos para una nueva arquitectura:

  1. La planta baja estaría sobre pilotis (pilares), sobre los que se apoyaría todo el edificio. El jardín se encontraría en esta planta, bajo la vivienda. Además, gracias a este sistema, los coches podrían entrar, salir y aparcar con facilidad.
  2. Se prescindiría de los muros de carga gracias al uso de nuevos materiales como el hormigón armado, que permitían utilizar solamente pilares. De esta manera, el espacio se podría dejar completamente diáfano -tipo loft- y dividirse con paredes según las necesidades de sus habitantes.
  3. La fachada sólo serviría como cerramiento, como una especie de ‘pasillo’ para separar el exterior y el interior de la vivienda, lo que ofrecía también mayor libertad constructiva.
  4. A lo largo de toda la longitud de esta fachada iría colocada una larga ventana horizontal, que permitiría que todas las habitaciones recibieran la misma cantidad de luz.
  5. Los techos debían ser planos, para servir de jardines que protegieran la vivienda del clima y ganarle una planta al aire libre al edificio.

La casa que Le Corbusier construyó para la exposición Weissenhofsiedlung en Stuttgart es un perfecto ejemplo de sus Cinco puntos para una nueva arquitectura.

Muchísimos edificios del Movimiento Moderno, y posteriormente, del Estilo Internacional, respetarían también estos principios, que Le Corbusier puso en práctica en sus muchas obras arquitectónicas, 17 de las cuales han sido declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad. Una de las que ha merecido tal reconocimiento es, precisamente, el Palacio de la Asamblea de Chandigarh.

La curiosa fundación de Chandigarh

Ahora que conocemos mejor a su autor, volvamos a la cautivadora historia de la urbe de Chandigarh, cuyo nombre es la combinación de ‘Chandi’, la diosa del poder y la transformación, y ‘Garh’, que significa fortaleza. Ambas cualidades eran sin duda necesarias para levantar desde cero esta ciudad que respondía a la necesidad de una nueva capital para los actuales estados de Punyab y Haryana, después de que la India lograse la independencia de Gran Bretaña en 1947.

La proyección de la ciudad, que debía dar cabida a 150.000 habitantes -aunque ahora viven allí más de un millón de personas- fue en principio encargada al arquitecto Matthew Nowicki y al urbanista Albert Mayer, quien llegó a crear un plan inicial de urbanismo. Sin embargo, la trágica muerte de Nowicki en un accidente aéreo llevó a la búsqueda de un nuevo arquitecto.

blog-MisterWils-plantas-sencillas-de-cuidar

Sería Le Corbusier, conocido por su tendencia a la innovación en la planificación de viviendas sociales, el nombre elegido para iniciar por fin el proyecto junto con sus asociados Jane B. Drew y Maxewell Fry y un equipo de arquitectos e ingenieros locales. Y aquí es donde aparece un nombre clave en este relato: el de su primo, Pierre Jeanneret.

El también arquitecto se asociaría con Le Corbusier y sería quien estaría sobre el terreno a diario, desde que comenzara la construcción en 1951… y hasta mucho después de que este acabara, viviendo en Chandigarh hasta dos años antes de su muerte, que tuvo lugar en 1967. Le Corbusier se limitaría a visitar el lugar dos veces al año, supervisando el trabajo desde París.

En una carta de febrero de 1951 a Yvonne, su mujer, Le Corbusier relata la parte final del proceso de planificación: “He dado el último toque al plan para lo que va a convertirse en una ciudad única en el mundo, construida para que la gente viva con simplicidad y alegría”.

 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Deepank Ranka (@an_urbanexplorer) el

Las novedosas características de la ciudad de Chandigarh

Tras una modificación del primer plan de Mayer, la urbe de Chandigarh quedó dividida en sectores, que van del 1 al 60. Cada uno de estos sectores funciona como una ciudad independiente, con sus propios mercados, templos y escuelas, situados a una distancia inferior a los diez minutos andando desde cualquier extremo. También posee un carril bici que atraviesa sus cinturones verdes.

El hecho de que la zona contase con tantos colegios fue, de hecho, muy relevante en sus inicios, pues hizo posible que el nivel de alfabetización llegase al 98%, todo un hito en la época que convirtió la capital en un referente de excelencia académica en la India.

 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Chandigarh Tourism (@chandigarhtourism) el

Los edificios son rotundos, escultóricos, de corte brutalista, basados en los famosos Cinco puntos para una nueva arquitectura. Uno de los más llamativos es el ya mencionado Palacio de la Asamblea, cuya forma externa está inspirada en los cuernos de toro, animal que cautivó a le Corbusier desde su primer contacto con la India.

Su interior, sin embargo, es inesperadamente colorista, con varios murales y puertas decorados con pinturas del propio arquitecto, basadas en motivos indios. Y posee un  mobiliario muy especial: el ideado por Pierre Jeanneret, entre cuyas piezas se cuentan, por supuesto, la famosa silla Chandigarh.

La silla Chandigarh de Pierre Jeanneret

blog-MisterWils-plantas-sencillas-de-cuidar

El primo de Le Corbusier diseñó para los edificios administrativos de la nueva ciudad una completa línea de mobiliario de formas funcionales y depuradas, que remitían al Movimiento Moderno. Sin embargo, tal y como se había acordado con el gobierno del país, fueron elaborados por talleres locales, por lo que se utilizó para crearlos materiales autóctonos, asequibles y apropiados para aquel clima, como la teca, el mimbre, el bambú y el cuero.

A partir de los años ochenta, aquellas piezas originales no pasaban por su mejor momento: deterioradas por el uso y el tiempo, comenzaron a apiñarse en almacenes públicos. Algunas, las que se salvaron de la destrucción, se vendieron por un puñado de rupias.

Pero, para entonces, los connaisseurs occidentales habían posado su vista en un mueble que parecía destacar de entre el resto: las distintas variantes de una silla en forma de uve invertida, originalmente prevista como mobiliario de oficina, que pronto se convirtió en objeto de deseo y pasó a bautizarse, en en el mundo del diseño, como silla Chandigarh.

¿Por qué los mejores interioristas del mundo adoran la silla Chandigarh?

 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lauren Li (@sisalla_interior_design) el

Las piezas de Jeanneret estaban concebidas, en teoría, bajo estrictos criterios utilitarios, pero su particular amabilidad orgánica las revestía de una cálida elegancia que encantaba a los decoradores, que comenzaron a añadirlas a los interiores más sofisticados de Europa y América.

Como consecuencia, subió el interés dentro de la propia India por aquellos muebles que hasta entonces se habían apilado, desvencijados, en los sótanos de Chandigarh. Tanto que, en 2011, el gobierno los reconoció como parte del patrimonio del país y prohibió que traspasaran las fronteras sin la aprobación expresa del ministro de Cultura.

blog-MisterWils-plantas-sencillas-de-cuidar

A raíz de esta decisión, las sillas originales se volvieron más escasas en el mercado internacional, y por tanto, aún más deseables. Los precios subieron estratosféricamente, de modo que sólo los más acaudalados pudieron incluirlas en sus colecciones. Y aquí es donde entra Kourtney Kardashian y las doce sillas Chandigarh originales que posee en el comedor.

No obstante, si te interesa el mundo de la decoración, te habrás dado cuenta de que estos asientos se ven cada vez más en los interiores de tendencia, sin necesidad de que pertenezcan a las casas de los más ricos del mundo. ¿Cómo es posible?

La respuesta la encontramos en los albores de la propia Chandigarh, entre cuyos documentos, paradójicamente, no se encuentra ningún dibujo de mobiliario firmado por Pierre Jeanneret. Se asume que fueron suyos por entrevistas y otras informaciones, pero, al no existir datos oficiales de su autoría, sus diseños pueden reproducirse a voluntad.

Así, puedes llevarte a casa una réplica de la icónica silla Chandigarh, con estructura fabricada en madera olmo y asiento y respaldo en rejilla de rattan, por un precio que no hará saltar en pedazos tu bolsillo… y que te posibilitará albergar un pedazo de la historia de la arquitectura en tu casa.

CHANDIGARH MARRÓN

Silla estilo Racionalista con estructura fabricada en madera maciza de olmo y asiento y respaldo en rejilla de rattan. Acabado en barniz transparente.
Réplica de la icónica silla diseñada por el suizo Pierre Jeanneret para el proyecto urbanístico diseñado por Le Corbusier para la ciudad india de Chandigarh en 1951 (nombrada Patrimonio de la Humanidad en 2016).
Medidas: 57×60,5×85 cm | Altura del asiento: 47 cm

180,29 I.V.A. incluido

149€ ( sin I.V.A. )

CHANDIGARH NEGRA

Silla estilo Racionalista con estructura fabricada en madera maciza de abedul y asiento y respaldo en rejilla de rattan. Acabado en pintura en polvo.
Réplica de la icónica silla diseñada por el suizo Pierre Jeanneret para el proyecto urbanístico diseñado por Le Corbusier para la ciudad india de Chandigarh en 1951 (nombrada Patrimonio de la Humanidad en 2016).
Medidas: 54x55x78 cm

168,19 I.V.A. incluido

139€ ( sin I.V.A. )

Síguenos en Instagram y comparte tus interiores decorados con los muebles de MisterWils.

Etiquétanos para que podamos verlos y compartirlos en nuestra red para seguir inspirando a toda nuestra comunidad de interioristas y decolovers.


 

Recuerda que puedes ver todos nuestros artículos en el catálogo de MisterWils. Descargar catálogo. 😀

Descárgate el Catálogo de MisterWils

Pin It en Pinterest

Compartir esto
0
Abrir chat
1
👋¿chateamos?........
De lunes a viernes de 8 a 16h
Hola 👋 ¿chateamos?